El niño de cinco años, atrapado desde el martes en un profundo pozo seco en el sudeste de Afganistán,  murió este viernes momentos después de haber sido extraído con vida por los equipos de emergencia.

El niño, que se llamaba Haidar, “nos dejó para siempre (…) es un nuevo día de duelo y tristeza para nuestro país “, tuiteó Anas Haqqani, alto consejero del ministerio del Interior.

El viernes por la mañana, los equipos de rescate lograron llegar hasta el niño, que había caído a un profundo pozo en el pueblo de Shokak, en la provincia de Zabul, a unos 400 km al suroeste de Kabul.

Le puede interesar: Policía reveló cómo encontraron con vida a una niña bajo unas escaleras tras dos años “desaparecida”

El menor todavía estaba vivo y “respiraba”, explicó Zabiulá Jawhar, portavoz de la policía de Zabul.

“El equipo médico le suministró oxígeno. Pero cuando intentó llevarlo hasta el helicóptero, murió”, añadió.

La tragedia tiene lugar pocos días después de otra similar ocurrida en Marruecos con el pequeño Rayan, también de cinco años, quien cayó a un pozo seco y fue hallado sin vida cinco días después.

El abuelo de Haidar, Haji Abdul Hadi, de 50 años, dijo que el niño resbaló en la cavidad cuando intentaba “ayudar” a los adultos a perforar un nuevo pozo, en este pueblo azotado por la sequía.

Según fuentes oficiales, el pequeño cayó en este pozo de 25 metros de profundidad, y luego, con una cuerda, pudo ser subido hasta una decena de metros, donde se quedó bloqueado.

Vea también: Pensó que su picadura era por un detergente en su ropa, pero en realidad tenía cáncer

Los angustiantes momentos del niño en el pozo

En videos que circulaban las redes sociales se ve al niño vestido con un suéter azul atrapado en el fondo del pozo, con la espalda contra la pared, moviendo visiblemente los brazos y la parte superior del cuerpo.

En uno de los videos se escucha al niño llorar y gemir, y en otro se le oye hablar con su padre.

“Haidar, háblame, estamos tratando de sacarte. ¿Estás bien, hijo mío? Háblame y no llores, estamos trabajando para sacarte”, le dice el padre.

“De acuerdo, voy a seguir hablando”, responde el menor entre sollozos.

Una gran roca bloqueaba el acceso final al niño. Por eso los rescatistas tuvieron que avanzar manualmente con picos, lo que les hizo perder más tiempo.