Al menos 35.000 personas han muerto en el mundo desde que brotó la epidemia del nuevo coronavirus en diciembre, tres cuartas partes de ellas en Europa, según un recuento de la AFP realizado este lunes 30 de marzo.

En total, hay confirmados 35.905 decesos.

De estas muertes, 26.076 son en Europa, el continente más castigado. Con 11.591 muertos, Italia es el país que más fallecidos registra, seguido de España con 7.340 y China con 3.304, donde se originó el virus.

Además, se han diagnosticado más de 740.000 casos de contagio en 183 países y territorios, 408.203 de ellos en Europa. Hay cerca de 150.000 infectados en Estados Unidos y Canadá, que suman 2.635 muertes, y 106.609 en Asia, donde fallecieron 3.827 personas.