El presidente de Zimbabue, Robert mugabe, ignora el ultimátum que lo instó a poner fin a sus 37 años de reinado, y se halla ahora amenazado por un procedimiento de destitución.

Tras haberlo expulsado de su dirección, su partido Zanu-PF le dio hasta este lunes a las 12:00 para que renuncie, y en caso contrario advirtió que lanzará en el Parlamento un proceso para sacarlo de la presidencia.

A falta de respuesta, los diputados y senadores de Zanu-PF se reúnen para iniciar el procedimiento, que puede durar días.

En un discurso televisado anoche, el más anciano jefe de Estado del planeta, de 93 años, volvió a ignorar las amenazas y rehusó abandonar el cargo.
Rodeado de militares que controlan el país y lo impulsan a dejar la presidencia, Mugabe prometió incluso que presidiría el próximo congreso del partido en el poder, pese a haber sido expulsado de la dirección del Zanu-PF.

Además, insistió en que seguía siendo “comandante en jefe” del país.

REDACCIÓN INTERNET – CM&