En la noche del pasado 3 de agosto en República Dominicana, Kenia Martínez Lara llegó a la casa de su hija Estephany García Martínez de 22 años, al parecer con el propósito de asesinarla y robarse a su nieta que había nacido hace pocos días.

Presuntamente, la madre en medio de una discusión con su hija, la inmovilizó e hizo que inhalara una sustancia que la dejó inconsciente. A continuación, Kenia Martínez le prendió fuego a su propia hija y se llevó a su nieta de tan solo 18 días de nacida.

Tras lo ocurrido, y mientras las autoridades se encontraban en la vivienda donde ocurrió el crimen, la abuela de la joven y bisabuela de la menor raptada, llegó al lugar y habría confesado que su hija estaba escondiendo a la menor.

 

Le puede interesar: Escándalo por supuesta orgía de un equipo de fútbol en un estadio

 

Así pues, las autoridades arrestaron a Kenia Martínez, quien negó haber cometido el crimen contra su hija. “Yo no la maté, eso no es cierto”.

Un juez le impuso a la mujer un año de prisión provisional, con el fin de garantizar su presencia en el proceso judicial contra ella por los cargos de asesinato, acto de barbarie, incendio y sustracción de un menor de edad.

Hasta la fecha se desconocen los motivos de Martínez para cometer el crimen. Las autoridades evalúan su estado psicológico.