Una mujer acusada de prenderle fuego a las manos de su hija, de seis años, asumirá su defensa en libertad.

La decisión la tomó un juez debido a que la mujer tiene seis meses de embarazo.

Frente al padrastro de la niña quemada, fue enviado a una cárcel de Cochabamba, Bolivia, por dos meses.

La razón, el hombre no evitó que la mujer amarrara las manos de la niña con una cuerda y le prendiera fuego.

Según las autoridades de Cochabamba, la propietaria de una tienda identificó a dos hermanitas de 6 y 4 años, que le «robaron» unos dulces.

Al día siguiente, la comerciante le contó lo sucedido a la mamá de las dos niñas y las castigó con violencia.

Publicidad

A la mayor fue a la que le quemó las manos, la menor alcanzó a escapar y evitó el mismo castigo de su hermanita.

La Defensoría de la Niñez y Adolescencia de Bolivia evalúa que una tía de las niñas se quede con su custodia.

Medios locales informaron que la menor quemada se recupera de las graves heridas que le podrían afectar la movilidad y mantiene una incapacidad por 20 días.