Una mujer de 48 años de edad se declaró culpable por el delito de fraude, luego de durar dos años suplantando la identidad de su hija de 22 años.

En 2016, Laura Oglesby solicitó una tarjeta de Seguro Social a nombre de su hija, Lauren Ashleigh Hays, quien tenía 22 años en ese tiempo.

Lea también: Obispo más joven de España, suspendido tras casarse con autora de novelas erótico-satánicas

Los habitantes de Mountain View, Missouri (Estados Unidos) creyeron que Oglesby tenía 22 años. La mujer trabajaba en la biblioteca de la ciudad y solía tener citas con hombres de 20 años.

Asimismo, se presume que Oglesby cometió malversación (apropiación indebida del patrimonio público) por más de US$25.000, por lo cual, deberá cumplir con una condena de hasta cinco años de prisión sin libertad condicional por fraude a la seguridad social.

Mire más: Los videos de los impactantes tornados que azotaron Kentucky, Estados Unidos

“Todos lo creyeron (…) Incluso, tenía novios que creían que tenía esa edad (22 años)“, dijo el jefe de policía de Mountain View, Jamie Perkins, al New York Times.

La Fiscalía del estado de Missouri dijo en un comunicado que Oglesby se había declarado culpable este lunes por el cargo de proporcionar intencionalmente información falsa a la Administración de Seguridad Social.

Lea también: Los cuatro precandidatos del Centro Democrático irán en la lista al Senado

De acuerdo con el acuerdo de culpabilidad, Oglesby también debe pagar una multa de US$17.521 en restitución a la Southwest Baptist University de Missouri y a su hija.

La mujer de 40 años recibió US$9.400 en préstamos estudiantiles federales, US$5.920 en becas Pell, US$337 por libros que compró en la librería de la universidad y, US$1.863 en cargos financieros.

Podría leer: Angélica Lozano presenta su renuncia al partido Alianza Verde

De esta manera, Oglesby admitió haber pedido una tarjeta de Seguro Social en enero de 2016 y utilizarla para solicitar su licencia de conducción. Posteriormente, en 2017, usó la información del Seguro Social para inscribirse a la Southwest Baptist University y obtener apoyo financiero para asistir a ella.

En agosto de 2018, las autoridades de Arkansas se comunicaron con la Policía de Mountain View y anunciaron que buscaban a Oglesby, ya que había “robado” la identidad de Hays (su hija) el año anterior. Por lo cual, aseguraron que la mujer estaría viviendo en Mountain View.

Quizás le interese: JEP llama a rendir versión 47 exintegrantes de las Farc por reclutamiento y utilización de niños y niñas

Una vez la Policía investigó el caso, descubrió que Oglesby trabajaba en la biblioteca de la ciudad. “Estaba trabajando aquí, de hecho, era un poco extraño (…) Así fue como nos dimos cuenta de quién era”, indicó Perkins.

La Policía encontró y detuvo a la mujer cuando conducía. Inicialmente, la mujer negó ser Oglesby, pero, una vez le mostraron las pruebas, aceptó la suplantación.

Lea más: Esquema completo son 3 dosis: creador de vacuna BioNTech – Pfizer

“Ella simplemente estaba huyendo porque estaba en una relación de violencia doméstica y había estado huyendo por años (…) No conocemos la historia de su vida aparte de lo que nos contó, pero sabemos lo que pasó aquí”, resaltó Perkins.

Dadas las pruebas en su contra, Oglesby fue arrestada bajo órdenes de detención de Arkansas, mientras que su caso en Missouri ahora involucra crímenes de orden federal en ambos estados.

Le puede interesar: Duque reitera que “cualquier intensión de limitar la libertad de prensa debe ser objetada”

Ella estuvo viviendo esta vida por un par de años y básicamente arruinó el crédito de su hija“, precisó el jefe de Policía, Perkins.

La Southwest Baptist University se pronunció a través de un comunicado diciendo que “cooperaron plenamente con la investigación”. “Nos entristeció enterarnos de la situación (…) Enviamos nuestras oraciones a todos los involucrados”, agregaron.

Mire también: Video: Joven se lanzó desde un puente en Bucaramanga por aparentes problemas pasionales

Por su parte, el profesor de criminología y justicia penal de la Northeastern University, Nikos Passas dijo al medio mencionado que el fraude al Seguro Social y el robo de identidad pueden ser “muy, muy comunes”.

Y es que, según un informe federal, entre el 1 de abril y el 30 de septiembre, se hicieron más de 270.000 denuncias por fraude al Seguro Social, de las cuales se cree que 167.000 son fraudes de impostores. De hecho, algunos padres han solicitado préstamos a nombre de sus hijos sin que éstos lo sepan.