La justicia en Reino Unido condenó este martes a un hombre de 74 años por la violación de una menor cometida hace más de 40 años, gracias a la “determinación” de su hija biológica, nacida de este crimen, que proporcionó su ADN.

Carvell Bennett, de 74 años, fue declarado culpable por un tribunal de Birmingham, en el centro de Inglaterra, de una violación cometida en la década de 1970 contra una menor de 13 años y condenado a 11 años de prisión.

Esta decisión fue posible gracias al “empeño y determinación” de la niña nacida de este crimen, que “buscó justicia en este caso para sí misma y para su madre”, destacó el juez Martin Hurst.

 

Le puede interesar: Condenan a mujer que envenenó a sus dos hijos de 5 y 9 años

 

Después de la violación, la víctima quedó embarazada, dio a luz a una niña y la entregó en adopción.

La demandante -que no puede ser identificada para proteger la identidad de su madre-, descubrió la verdad sobre su concepción al consultar su expediente de adopción, cuando cumplió 18 años.

Un descubrimiento “aterrador”, confió al tribunal, lamentándose de ser “la encarnación de una de las peores cosas que puede ocurrirle a alguien”.

 

Vea también: (Video) Policía agredió a una mujer con un taser en sus partes íntimas durante desalojo

 

“Escondido” por las autoridades en el momento de la infracción, según el juez, el caso no se reanudó hasta que la hija de la víctima hizo campaña para una reapertura de la investigación y convenció a su madre biológica de presentar una denuncia.

El análisis de su ADN permitió identificar a Carvell Bennett formalmente como padre, pese a que él siempre había negado su paternidad.

El acusado, que se negó a disculparse en el juicio, admitió la relación sexual, pero afirmó que la víctima había consentido y creía que tenía 16 años en el momento de los hechos. Una afirmación “ridícula” según el juez Hurst.