Este lunes se conoció la muerte de una profesional sanitaria de menos de 50 años a causa de una hemorragia cerebral, luego de recibir una inyección de la vacuna anticovid de AstraZeneca.

Aunque no se ha comprobado que ambos hechos guarden relación, ya es el segundo caso de este tipo reportado en unos días en Noruega, que suspendió “por precaución” la vacuna desarrollada por el laboratorio anglo-sueco.

El sábado, las autoridades sanitarias noruegas informaron de la hospitalización de tres miembros del personal sanitario aquejados de trombocitopenia (cantidad anormalmente baja de plaquetas en sangre), hemorragias y coágulos sanguíneos.

Presentados como relativamente jóvenes, todos se habían vacunado con una primera dosis del inmunizante de AstraZeneca.

Uno de ellos, una mujer de menos de 50 años y que estaba “bien de salud”, murió el domingo a raíz de una hemorragia cerebral, indicaron las autoridades sanitarias.

 

 

“No podemos descartar ni confirmar que esto tenga algo que ver con la vacuna”, declaró un responsable de la agencia noruega de medicamentos, Steinar Madsen, en una rueda de prensa.

Publicidad

Otra trabajadora sanitaria de unos 30 años murió el viernes en Noruega, diez días después de haber recibido la misma vacuna.

En Austria y en Dinamarca también se han notificado decesos.

 

 

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) trata de averiguar si esos decesos están relacionados con la vacuna.

La OMS defiende la vacuna de AstraZeneca

El viernes, la Organización Mundial de la Salud (OMS) aseguró que no existen “razones para no utilizar” esa vacuna.

“No queremos que la gente entre en pánico y, por el momento, recomendamos que los países sigan vacunando con AstraZeneca”, dijo Soumya Swaminathan, responsable científica de la OMS en Ginebra.

 

 

Sin embargo, varios países suspendieron el uso por temores ligados a coágulos sanguíneos en varias personas vacunadas.

“Hasta ahora, no hemos encontrado un vínculo entre estos hechos y la vacuna”, añadió.

“Según lo que hemos visto hasta ahora en los datos preliminares, no hay aumento del número de casos de episodios tromboembólicos”, agregó la doctora Mariangela Simao, subdirectora general de la OMS.

 

 

La científica también señaló que, de momento, los beneficios de la vacunación son mayores que los riesgos que conlleva el covid-19.

La institución anunció, no obstante, que el martes se reuniría su grupo de expertos para analizar la seguridad del fármaco de AstraZeneca.