El caso de una mujer que sufre de dolores menstruales tan agonizantes que la hacen desmayar es objeto de polémica, luego de que los médicos se negaran a quitarle el útero.

La británica Kacey Read es la joven que ha sufrido horribles dolores menstruales desde que tenía 12 años.

Ella dice que el malestar es tan intenso que grita involuntariamente, vomita y, a veces, incluso pierde el conocimiento.

Publicidad

No la quieren operar

Los médicos han tratado de ayudar a la mujer, quien ahora tiene de 21 años, con varios métodos anticonceptivos para controlar el dolor, pero no han tenido éxito.

Kacey señala que el dolor y sus síntomas no le permiten mantener un trabajo, por lo que ha rogado a los médicos que le quiten el útero.

Sin embargo, la joven asegura que los galenos se negaron porque ella «podría querer tener hijos algún día».

«Todos los médicos dijeron que desaparecería, pero casi 10 años después todavía tengo calambres tan severos que me desmayo del dolor», afirma Kacey a Metro UK.

Buscando recursos

Así que ahora, la inglesa está haciendo crowdfunding o una recolecta de dinero para pagar la operación de forma privada.

Para Kacey no es solo el dolor físico, sino también las consecuencias emocionales cíclicas por las que ha pasado debido a los períodos.

«Estoy cansada de que me deprima tanto que no puedo levantarme de la cama durante una semana, de tener que planificar mi vida en torno a eso», agrega Kacey, quien vive en Brighton, East Sussex.

La licenciada en lingüística asegura que cada vez que ha preguntado sobre la posibilidad de una histerectomía, los profesionales médicos se niegan.

«Me han dicho que no es posible, que soy demasiado extrema y que eso me’ destruiría como mujer ‘», añade.

La joven asegura que ya le molesta que los médicos le quiten su autonomía y que le digan que «no pueden operar porque podría querer tener hijos algún día».

La situación es tan extrema, dice ella, que ha querido quitarse la vida. «No se trata de si tengo hijos, se trata de si tengo calidad de vida. Soy un adulto y he tomado una decisión, quiero que esto termine», concluye la británica.

Los especialistas creen que Kacey Read puede tener endometriosis o adenomiosis, algo que nunca le han podido diagnosticar, ya que son condiciones difíciles de determinar.

Desafortunadamente, la actual situación de pandemia ha impedido que Kacey fuese sometida a una laparoscopia, que buscaba investigar si tenía endometriosis. El procedimiento se canceló dos veces durante el año 2020.

Ahora la mujer espera recaudar fondos para una cirugía privada, para lo que necesitaría 8.500 libras esterlinas (alrededor de 40 millones de pesos colombianos).