Marisa Leticia Rocco, esposa del expresidente brasileño Lula da Silva, murió en un hospital de Sao Paulo. La ex primera dama, de 66 años, había sufrido un derrame cerebral el 24 de enero y luego de algunos días internada en el hospital Sirio Libanés de Sao Paulo, los médicos le «identificaron ausencia de flujo cerebral”.

Pese a su discreción como primera dama, no se niega la fuerte influencia que tuvo en las decisiones de Lula durante los 43 años en que estuvieron casados y su participación como protagonista en hechos históricos, como la fundación del Partido de los Trabajadores.

La expresidenta brasileña Dilma Rousseff expresó sus condolencias a su antecesor y padrino político, Luiz Inácio Lula da Silva, tras la muerte de su esposa, Marisa Leticia Rocco, ocurrida en un hospital de Sao Paulo.

«Hoy es un día triste para todos los que conocimos y admiramos a doña Marisa», expresó Rousseff, quien sucedió a Lula en el poder y fue destituida en agosto pasado por irregularidades en los manejos de los presupuestos.

Publicidad