Se han revelado los que habrían sido los últimos momentos de un niño de seis años diciendo repetidamente “nadie me ama” y “nadie me va a alimentar” horas antes que supuestamente fuera asesinado por su padre Thomas Hughes, de 29 años, y su madrastra Emma Tustin, de 32 en Inglaterra.

En las imágenes se puede ver a Arthur Labinjo-Hughes tirado en el piso de la sala, donde se vio obligado a dormir durante días, y luego luchando por pararse mientras cojeaba por la habitación.

El niño sufrió una lesión cerebral mortal, tras supuestamente recibir varios golpes en la cabeza en junio de 2020. Tanto el padre como la madrastra del niño niegan haberlo asesinado, ni cometer actos de crueldad infantil contra él.

 

Le puede interesar: Tres estadounidenses blancos declarados culpables del asesinato de un corredor afroamericano

 

Antes de su muerte, Arthur habría sido privado de comida, obligado a permanecer de pie durante 14 horas al día y a consumir sal en cantidades que pudieron envenenarlo, según argumentos dados en la corte.