National Geographic admitió que durante décadas su cobertura fue racista, pidiendo perdón por presentar como personas salvajes y poco inteligentes a miembros ingenuos de tribus de piel oscura.

En su edición de abril, la cual está dedicada a la raza y que lleva de portada la foto de unas mellizas que tienen diferente tonalidad de piel, la famosa revista National Geographic reconoce que históricamente su cobertura ha sido racista y que por años no reconoció a la gente negra en los Estados Unidos.

Susan Goldberg, editora en jefe de la publicación, confesó en un artículo titulado “Durante décadas nuestra cobertura fue racista. Para superar nuestro pasado debemos reconocerlo” que los contenidos de la revista eran intrínsecamente discriminatorios con las personas de color en su contenido escrito, fotos y elección de cobertura.

Para la realización de la editorial, Goldberg contó con el apoyo de John Edwin Mason, un especialista en historia y fotografía africana, que analizó los archivos de National Geographic y concluyó que durante décadas retrataron de forma estereotipada a las tribus aborígenes de todo el mundo y a los afroamericanos estadounidenses.