Este lunes, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, pidió a los mandatarios del mundo su «invaluable apoyo» ante la «insólita y arbitraria persecución» que considera que ha iniciado el Gobierno de EE.UU. contra el país suramericano en plena pandemia del COVID-19.

«Solicito su invaluable apoyo ante esta insólita y arbitraria persecución ejecutada mediante una refrescada versión de aquel rancio Macarthismo desatado tras la Segunda Guerra Mundial. Entonces etiquetaban a placer a sus adversarios de comunistas para perseguirlos, hoy lo hacen mediante las antojadizas categorías de terroristas o narcotraficantes», sostiene Maduro en una carta.

En el documento, leído por el canciller Jorge Arreaza, el gobernante venezolano «alerta» a los gobiernos a los que escribe «sobre los temerarios y criminales pasos que está dando la administración de Donald Trump que, pese al crecimiento del COVID-19, parece decidido a profundizar su política de agresión contra estados soberanos de la región».

Por otra parte, Maduro reclama que, «se ha prohibido la realización de vuelos humanitarios desde EE.UU. hacia Venezuela para repatriar a centenas de venezolanos atrapados en la crisis económica y sanitaria que vive el país del norte».

La semana pasada, el Gobierno de EE.UU. presentó cargos por narcoterrorismo contra el presidente venezolano, Nicolás Maduro, y ofreció 15 millones de dólares por cualquier información que lleve a su captura.

Los fiscales de Florida y Nueva York, donde se presentaron los cargos, aseguran que durante los últimos 20 años, desde que el difunto presidente Hugo Chávez asumiera el poder, el Ejecutivo venezolano ha participado en una «violenta y corrupta conspiración» con las FARC para traficar con cocaína.