Un caso de abuso sexual colectivo contra una niña en su fiesta de 15 años ha provocado gran indignación entre los vecinos del barrio de Luedeña, en Rosario, Argentina.

Según medios locales, la menor habría sido abusada por su exnovio y nueve conocidos, quienes la habrían sedado con alcohol y pastillas.

El hecho sucedió en la madrugada del pasado domingo, cuando el sospechoso de 18 años de edad habría aprovechado la celebración para cometer el horroroso acto por el que los familiares de la niña piden justicia.

Según el relato de la víctima, el sujeto se acercó para ofrecerle un trago. La joven empezó a sentirse mal, por lo que el hombre le ofreció que fueran a su casa para que se recuperara.

La cumpleañera explicó ante dos psicólogas de la unidad fiscal que olvidó lo que ocurrió en el transcurso de ese tiempo.

Lo que sí recuerda es haber despertado en la casa del sospechoso, con él encima y escuchando a la madre del sujeto decir: «te van a denunciar por lo que hiciste».

Publicidad

La agresión fue tan brutal, que la menor tuvo que ser internada en la sala de ginecología del Policlínico Eva Perón por la gravedad de las heridas.

La salud de la víctima

El centro de salud informó que la menor de edad presentaba sangrado interno, lo que demostraría que se trató de un abuso sexual.

El director de centro médico, Jorge Kilstein, señaló a medios de comunicación que la víctima tuvo que recibir «tratamiento por enfermedades sexuales (…) y se le hicieron varias transfusiones» por la pérdida de sangre.

¿Por qué señalan al ex?

Fue la propia víctima, cuando la hallaron a dos cuadras de su casa, quien ofreció los detalles por lo que se emitió orden de captura contra su expareja.

Este martes, el sindicado será llevado a una audiencia en la que un juez establecerá si se cometió «abuso sexual con acceso carnal agravado», delito que presentará el fiscal González Raggio.

Por otro lado, la justicia argentina recibiría este martes los resultados de un examen toxicológico que confirmaría si la joven bebió una sustancia antes de ser violada.

Asimismo, se investiga si estuvieron presentes más personas en la casa donde se cometió el ilícito.

Protestas

La comunidad del barrio Ludueña manifestó su indignación, reclamando frente a la comisaría 12 que detengan a los responsables de la violación mientras la chica está internada en terapia intensiva.

Al parecer, los amigos, familiares y vecinos que protestaron fueron reprimidos por los uniformados.