Elias Quezada por poco sufre un trágico accidente dentro de un camión de la basura en Tampa (Florida, EE.UU.).

Los hechos se registraron el pasado 9 de febrero cuando el menor de 7 años jugaba a las escondidas y decidió ocultarse en una caneca de basura.

Los trabajadores llegaron a desocupar el basurero, pero la cámara de vigilancia permitió que el chofer, Waldo Fidele, viera caer un bulto sospechoso. Enseguida desconectó el sistema hidráulico de triturado y llamó al servicio de emergencias.

El menor aseguró que casi termina como “una patata machacada” y pensó que “podría ser el final” para él.

Su abuela, Carmen Salazar, agradeció al conductor del camión de basura, Waldo Fidele, por estar atento a la cámara que detectó al niño y reaccionó de inmediato.

“De inmediato salió y lo siguiente que escuchó fue al chico gritando”, dijo su abuela.

Fidele, operario del servicio en Waste Connections, es hoy considerado un héroe por estar atento a su trabajo.

Este es el reporte de News 4 Tucson, una cadena de televisión en el estado de Arizona.