Un niño de 4 años de edad, requería operación de una hernia, sin embargo, en el hospital le hicieron la vasectomía. El hecho ocurrió en Texas, Estados Unidos.

El menor presentaba una inflamación en la región de la ingle, por lo que sus padres decidieron llevarlo al médico. Luego de varios exámenes, la doctora Susan L. Jarosz determinó que el niño tenía una hernia y que podía ser operado.

Lea también: Procuraduría advierte que 1.628 entidades incumplieron la ley de cuotas en 2020

De esta manera, el procedimiento quirúrgico se programó para el 4 de agosto de 2021. Sin embargo, durante el proceso de extracción de la hernia, Jarosz también realizó la vasectomía al menor, según ella, por accidente.

“Después de la operación, el saco de la hernia fue enviado a patología. El informe patológico señaló tejido del conducto deferente incluido en la muestra del saco de la hernia: una vasectomía no deseada”, se lee en la demanda interpuesta por los padres del menor contra el Texas Children’s Hospital.

Lea más: Las polémicas condiciones de Rodolfo Hernández para debatir con Gustavo Petro

Expertos explicaron que el conducto deferente es el que transporta los espermatozoides fuera de los testículos y que en el caso del menor, la vasectomía fue parcial ya que la doctora cortó uno de los conductos, específicamente, el del lado de la hernia. Esta intervención podría causarle problemas de fertilidad cuando esté en edad reproductiva.

Aunque la profesional de la salud ofreció disculpas a la familia y explicó las consecuencias del procedimiento, los padres del pequeño demandaron a Jarosz y al hospital por más de 250.000 dólares, que serían utilizados en los tratamientos médicos futuros que requiera el niño.

Mire más: Video | Soldado resultó gravemente herido tras intentar desactivar una moto bomba en Suárez, Cauca

En este sentido, los abogados del menor alegan que hubo negligencia médica al “no colocar y separar correctamente el saco de la hernia del conducto deferente antes de extirparlo quirúrgicamente”, hecho que para ellos, desencadena varias consecuencias físicas y psicológicas en el niño.

“Tener lo que es esencialmente una vasectomía involuntaria a la edad de 4 años es un resultado inaceptable cuando un paciente se somete a una cirugía de reparación de hernia. Además, los efectos emocionales y psicológicos de vivir con este conocimiento son insondables, primero para los padres y luego para el mismo niño”, concluyeron los abogados al medio Miami Herald.

Finalmente, el grupo de expertos que asesora a la familia de la víctima, recomendó explicarle la situación al menor cuando tenga la edad para entenderlo, eso sí, “con la ayuda de un psicólogo”.