Una familia en Utah encontró los más de mil dólares que habían guardado para abonar a la temporada de fútbol americano de la Universidad de Utah, hechos pedazos.

Leo, quien ayudaba a sus padres a deshacerse de documentos innecesarios, habría metido todos los billetes en la trituradora al igual que lo hacía con el correo no deseado.

Sin embargo, la buena noticia es que no todo está perdido. La familia deberá enviar los fragmentos de los billetes al Departamento del Tesoro de Estados Unidos para que este se los intercambie por billetes enteros; sin embargo, deberán esperar uno o dos años hasta que la oficina una todas las piezas y corrobore el monto.