En medio del drama que se vive en Tailandia ante la incertidumbre de cuándo los 12 niños de un equipo de fútbol y su entrenador podrán salir de una cueva inundada ubicada al norte del país, las autoridades informaron que ya comenzaron las primeras lecciones de natación y buceo teniendo en cuenta que la principal opción de evacuación sería bajo el agua.

El equipo de socorristas también señaló que los niños tendrían que nadar varios kilómetros, y que hay varias etapas difíciles bajo el agua, por lo que la segunda opción de rescate es perforar agujeros en las paredes para ayudar a drenar el agua, y la tercera es esperar a que el nivel del agua baje, pese a las malas condiciones meteorológicas.

Hace unas horas la Marina tailandesa divulgó un video en el que se ve a los niños saludando a la cámara, y en el que dejaron ver que se encuentran bien. Sin embargo, La entidad no confirmó por qué ni uno de los niños, ni tampoco el entrenador, aparecen en el video.  

El grupo ya recibió comida, agua, mantas de aluminio y un médico valoró su estado de salud.

La odisea comenzó el pasado 23 de junio cuando el equipo de fútbol entró a una cueva situada en el distrito de Mae Sai, en el norte de Tailandia, para refugiarse por las fuertes lluvias, pero el lugar se inundó y quedaron atrapados e incomunicados durante nueve días hasta que fueron hallados el pasado 2 de julio.

La cueva de Tham Luang, tiene un sistema de túneles de 10 kilómetros de longitud, difíciles de navegar debido a sus pasos estrechos y está ubicado entre Tailandia y Myanmar.

Cerca de 1.300 mil efectivos de Estados unidos, Japón, China, Australia y Tailandia colaboraron en la búsqueda y trabajan contra reloj para sacar al grupo sano y salvo.

Publicidad