Una lluvia de críticas le llega al presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, quien tras dar positivo para COVID-19, se quitó el tapabocas en plena rueda de prensa.

El encuentro fue citado para que el mandatario de la nación más afectada por el coronavirus en Latinoamérica, diera la noticia de su contagio.

Tras el anuncio, Bolsonaro se retiró un poco de los micrófonos y se quitó el tapabocas para decir que está bien y que no tiene síntomas.

Estoy bien, tranquilo, gracias a Dios“, dijo el presidente de Brasil a los periodistas que quedaron sorprendidos con el anuncio y más con la acción de quitarse el tapabocas.

Comentarios como: “es el militante número 1 del virus“, “le faltó escupir” y “riesgo de nivel 11: entrevistar a Bolsonaro“, son algunos de los comentarios que califican el acto.

El presidente Jair Bolsonaro, de 65 años, fue uno de los más escépticos sobre la gravedad del COVID-19, a tal punto de calificarlo como “gripecita“.

Además, se le vio circulando por las calles de Brasil en plena cuarentena y asistir a actos públicos sin tapabocas, abrazando y besando a sus partidarios sin cuidado alguno.

Según la OMS, Brasil es el foco de contagio del coronavirus en Suramérica y registra a la fecha 1.63 millones de contagios y 65.556 muertes por COVID-19.