El golfista Tiger Woods resultó herido de gravedad este martes en la mañana en un accidente de tránsito en Ranchos Palos Verdes cerca al condado de Los Ángeles (EE. UU), que le provocó la entrada al quirófano por las ‘’múltiples lesiones’’ sufridas en sus piernas.

Woods, en otra oportunidad estrelló su carro dentro de su mansión y la modelo sueca, Elin Nordegren, se percató que Tiger se encontraba en estado de ebriedad, inconsciente y estaba acompañado de 10 mujeres.

En los últimos años ‘El Tigre’ ha recibido todas las miradas por sus logros deportivos, sin embargo, también tiene un lado oscuro poco explorado.

El deportista ha sido objeto de elogios por su extraordinario talento dentro de los campos de golf y ha recibido innumerables críticas por sus polémicas en su vida personal.

Woods protagonizó uno de los divorcios más caros en la historia del deporte mundial con su entonces pareja Elin Nordegren luego de que salieran a la luz varias infidelidades del oriundo de Cypress (California).

El golfista para ese entonces poseía una de las fortunas más grandes del mundo según la revista Forbes, debido a los múltiples masters que había ganado. Fuentes revelaron que se llegó a gastar hasta 40 mil dólares en servicios sexuales.

Años más tarde repitió el patrón con su segunda esposa, la esquiadora Lindsey Vonn, con quien tuvo una segunda separación luego de que se revelaran nuevos engaños del atleta.

En pleno apogeo de su carrera, el mítico deportista confesó ser adicto al sexo y al alcohol, la primera adicción fue revelada durante los dos matrimonios en los que terminó separándose, por lo que tomó la decisión de ingresar a un centro de rehabilitación para solucionar su problema.

Personas allegadas dijeron que su problema se debía al mal momento en su carrera deportiva. Woods se rehabilitó durante su primer matrimonio, pero recayó mientras estuvo casado con Vonn, lo que le costó la separación.

 

Posteriormente, se supo que la Policía de Florida lo había detenido por quedarse dormido dentro de su auto en la madrugada y con signos de embriaguez.

Luego de que se publicaran todas sus polémicas, el golfista perdió todos su patrocinios, entre ellos con la empresa deportiva estadounidense Nike, lo que le costó la falta de ingresos económicos.

Grandes marcas de talla mundial como Gatorade, Gillette, Nike o EA Sports tuvieron pérdidas millonarias por dejar de usar al golfista como su imagen publicitaria.