Conmoción y rechazo ha causado una cruel confesión de una mujer que se fue de viaje y dejó morir a su bebé.

Una mujer de 36 años identificada como Alessia Pifferi, fue detenida como la única acusada por la muerte de su hija Diana, de apenas 18 meses de edad.

De acuerdo con la Fiscalía, la mujer se fue de viaje durante seis días con su pareja y cuando regresó, la niña había muerto de hambre y de sed.

Tras su captura, la mujer relató que sus ausencias eran recurrentes y que ésta no era la primera vez que dejaba a su pequeña sola.

Lea más: “Recursos para el pago de Ingreso Solidario estarán garantizados durante el 2023”: Duque

“Al principio solo se iba por unas horas, luego comenzó a irse durante días. Finalmente, el 14 de julio se marchó para irse de viaje con su pareja y dejó a su bebé durante casi una semana”, destacó un portavoz de la Fiscalía italiana.

Los hechos: “A la bebé le costaba sonreír”

Alessia Pifferi vive en Bérgamo, Italia, y acordó con su pareja encontrarse en el pueblo cercano de Leffe. Una vez con su novio, le comentó que su hermana había quedado en cuidar a Diana. Luego, la pareja viajó a Milán para que la mujer hiciera unos trámites.

Después de ello, en la mañana del miércoles 20 de julio, la pareja regresó a Bérgamo y encontró a la bebé muerta en su cuna. Alessia contó que fue él quien intentó reanimarla, incluso le arrojó agua sobre su rostro, mojó sus pies y hasta la golpeó en su espalda pero fue en vano y, en ese instante, la mujer entró en pánico.

Vea más: Lluvias en el país dejan 8 muertos, 10 heridos y dos desaparecidos en julio

De esta manera, fue detenida y acusada por homicidio voluntario. Según las autoridades, las declaraciones de la mujer demostraron una frialdad e indiferencia aterrorizantes.

“Cuando me fui no estaba tranquila. Sabía que estaba haciendo algo que no debería haber hecho, que podía pasar cualquier cosa. Incluso lo que sucedió después”, dijo Alessia.

Podría leer: Mujer le cortó el miembro a su marido mientras dormía tras descubrir que embarazó a su amiga

Por su parte, los vecinos afirmaron que no conocían casi a la madre de Diana. Sin embargo, una mujer aseguró que “era muy reservada y casi nunca jugaba con su bebé”.

Asimismo, una vecina agregó que la pequeña “no era una niña vivaz: siempre fue muy callada. Se la podía ver de vez en cuando en el cochecito, por ahí junto a su madre, costaba hasta hacerla sonreír”.

Lea más: Los estudios preliminares indican que Biden se contagió de la subvariante BA.5 del COVID-19

Hasta el momento, se esperan los resultados de la autopsia y los análisis farmacológicos. Se sospecha que la mujer podría haber dormido a su pequeña con algún medicamento, lo cual agravaría su situación judicial.

Los vecinos conmemoraron a la pequeña Diana colgando globos y carteles en el departamento donde murió con un mensaje: “Chao, angelito”.