Desde el Palacio de Gobierno de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, explicó las razones que lo llevaron a presentar su renuncia, entre ellas, destacó la «circunstancia de ingobernabilidad» que, según él, dificulta su acción en el país. 

«No quiero ser un escollo para que nuestra Nación encuentre la senda de la unidad y armonía que tanto necesita y a que a mí me negaron; no quiero que mi patria ni mi familia siga sufriendo».

En su discurso negó las acusaciones en su contra, que se refieren a los sobornos que habría dado para que los congresistas no voten en su contra y a las acusaciones que lo vinculan con Odebrecht. 

«He trabajado casi 60 años de mi vida con total honestidad, la oposición ha tratado de pintarme como si fuera una persona corrupta y ha conseguido hasta afectar a un grupo de trabajadores sencillos y honestos involucrándolos injustamente en esta artimaña en contra del gobierno».

Y agregó que rechaza estas afirmaciones porque nunca han sido «comprobadas y reafirmo mi compromiso con un Perú justo”. 

Cabe recordar que el pasado 24 de diciembre, Kuczynski indultó al expresidente Alberto Fujimori de cumplir la totalidad de la condena a 25 años por delitos de lesa humanidad. 

El indulto llegó tres días después de salvarse de ser destituido de una primera moción en su contra en el Congreso, gracias en parte a la abstención de diez congresistas fujimoristas liderados por Kenji Fujimori, quien le había pedido reiteradamente liberar a su padre.

Publicidad

Kuczynski perdió el apoyo este martes cuando, a pocas horas de que el Congreso debatiera y votara una segunda moción para destituirlo, fueron difundidos una serie de vídeos y grabaciones donde Kenji Fujimori, y otros congresistas y funcionarios del Gobierno ofrecen a cambio de su voto a favor del presidente, el apoyo con obras públicas a parlamentarios opositores.