Una mujer mató a su hijo de dos años de edad para evitar que su esposo se quedara con la custodia. La agresora escribió una carta antes de intentar quitarse la vida, pero alcanzó a ser arrestada.

El fatídico hecho ocurrió el 2 de febrero en el Reino Unido cuando Carol Hodgson de 40 años, al parecer usó una bolsa de plástico para asfixiar a Daniel Hodgson Green, en su casa ubicada en Guisborough. Luego trató de suicidarse.

Lea más: Recompensa por alias ‘Richard’, presunto responsable del atentado en Cañasgordas, Antioquia

Carol fue encontrada por su mamá con dos heridas en el cuello junto a un cuchillo de cocina ensangrentado. Estaba al borde de un paro cardíaco.

Asimismo, la mamá de Carol vio que cerca al acostado en la cama, estaba el pequeño Daniel quien yacía sin signos vitales.

Podría leer: Una mujer murió en Florida al caer a un estanque con caimanes

“Solo déjenme morir”, le pidió a los paramédicos. La llevaron a un hospital y sobrevivió. A su hijo le hicieron reanimación cardiopulmonar (RCP) durante 40 minutos, pero finalmente fue declarado muerto.

De igual forma, las autoridades encontraron varias notas que la mujer había dejado a sus familiares. La primera estaba destinada a su madre. “No quieres ver esto, ¡Solo llama a la Policía! Me fui. Lo siento mucho. Te amo”, se lee en la nota.

Lea además: “La salud mental no es un juego ni una ofensa”: MinSalud

También, se recuperaron otras cartas en las que decía que la única manera de proteger a Daniel era “llevándolo con ella”.

Tras su captura, la mujer se declaró culpable ante el Tribunal de la Corona de Teesside, sin embargo, nunca reveló a la Policía cómo mató a su hijo.

Conozca más: Rusia se adjudica más de 200 bajas mortales en un ataque a Ucrania

Los expertos forenses no establecieron las causas exactas de la muerte; calificaron el deceso como incierto, aunque piensan que podría haber sido asfixiado con una bolsa de aspiradora que fue encontrada en la habitación.

El fiscal Alistair MacDonald dijo que las notas que dejó indicaban que había sido un asesinato premeditado y no realizado “en el calor del momento”.

Podría leer: Irregularidades en programas de la Alcaldía de Bogotá: 176 fallecidos reciben subsidios

De otra parte, Carol contó que el padre de Daniel, Stefan Green había sido privado de contacto con su hijo desde principios de 2020, cuando se separaron y por ello, la mujer se mudó y no le dio su nueva dirección.

No es una coincidencia que ella haya llevado a cabo el asesinato la misma mañana en que el Tribunal de Familia debía celebrar una audiencia sobre la custodia”, sostuvo MacDonald.

Lea también: JEP abre nuevo macrocaso contra la extinta Farc-EP: violencia sexual y minas antipersona

Durante el juicio condenatorio realizado este viernes, Stefan hizo una conmovedora declaración, en la cual expresó que Daniel, era “todo mi mundo. Solía llamarlo mi pequeña estrella. Extraño escucharlo reír y tenerlo en mis brazos“.

“La naturaleza impactante de la pérdida ha empeorado todo. Ahora sufro de estrés y terrores nocturnos. No pude trabajar y estuve enfermo desde que sucedió todo”, dijo.

Le puede interesar: Investigan a funcionarios por presunta omisión en seguridad tras video de disidencias en Tibú

“Algunos días me encuentro pensando que tal vez sería más fácil si ya no estuviera aquí. Nunca pude ver sus primeros pasos ni escuchar sus primeras palabras, todo eso me lo robaron“, precisó Stefan.

El juez Paul Watson describió el crimen como “horroroso y verdaderamente horrible”.

Lea también: Mauricio Leal habría lavado dinero del narcotráfico

“No hay duda de que fue un asesinato premeditado. Deliberadamente mataste a Daniel y luego intentaste suicidarte. Debiste haber puesto la bolsa sobre su cabeza hasta estar segura de que estuviera muerto”, detalló Watson.

Antes de condenarla a cadena perpetua con una pena mínima de 18 años y cuatro meses, el juez dedicó unas palabras sobre el dolor que sufrió el papá por el crimen “Daniel era el centro de su mundo y te lo llevaste para siempre”.