El noreste de EE. UU. se recupera de la intensa tormenta de nieve que azotó la zona el lunes, y que deja al menos una persona muerta.

Además, paralizó el transporte público y obligó a suspender la campaña de vacunación de coronavirus en varias ciudades.

La importante nevada, acompañada por rachas de viento de unos 95 kilómetros por hora, llegó a dejar en algunas localidades de Nueva Jersey unos 75 centímetros de nieve.

Las bajas temperaturas provocaron la muerte por hipotermia de una mujer de 67 años que padecía de Alzheimer en Allentown (Pennsylvania), después de que saliera desorientada de su residencia.

Se estima que la tormenta, que se desató sobre todo a lo largo del lunes, impactó a unos 70 millones de personas en la región.

Asimismo, afectó varias importantes metrópolis como Nueva York, Filadelfia y Boston, y puso en alerta a localidades desde Georgia hasta Maine.

También causó cortes de electricidad y suspendió campañas de vacunación de coronavirus en zonas de Washington, Filadelfia, Nueva York, Nueva Jersey, Rhode Island, Connecticut y Massachusetts.

Es increíble, incluso antes de que haya terminado la tormenta, muchas calles y carreteras ya están en buenas condiciones“, afirmó el gobernador de Nueva Jersey, Phil Murphy.

En concreto, en Nueva York se utilizaron 8.100 toneladas de sal para las carreteras y 74 camiones recorren las calles de la Gran Manzana.