Una nueva variante de COVID-19 se encontró en una población de ciervos de cola blanca en Ontario, Canadá, y luego se encontró una hebra similar en un ser humano que tuvo contacto con el ciervo, según informaron investigadores en un nuevo estudio publicado en la base de datos bioRxiv, el cual no se ha publicado en una revista revisada por pares.

Para el estudio, investigadores recolectaron 300 muestras en noviembre y diciembre de 2021 de venados de cola blanca en Canadá y descubrieron que 17 de los venados en el suroeste de Ontario dieron positivo para COVID-19. 

Luego de más investigaciones, encontraron a una persona que estaba infectada con una cepa genéticamente similar de SARS-CoV-2. La persona vivía en la misma área y tuvo contacto cercano con la población de ciervos antes de dar positivo.

Le puede interesar: Joven que iba de pasajero en el taxi falleció y aumentan a dos los muertos en accidente en Bogotá

Sin embargo, los científicos advirtieron que el estudio solo establece que es posible y no confirma que el ciervo haya infectado al humano.

El estudio encontró que el linaje tiene un vínculo genético cercano con una cepa que proviene de muestras tomadas de humanos y visones en Michigan hace dos años. Sin embargo, no había evidencia que se hubiera propagado a los humanos y que probablemente era un “caso aislado”.

“Hasta que sepamos más, las personas que cazan, atrapan o trabajan de cerca o manipulan la vida silvestre deben tomar precauciones para evitar la posible propagación del virus”, dijo la agencia en su sitio web.