Nueve personas, entre ellas siete alumnos murieron en un tiroteo en una escuela de Kazán, una ciudad del centro de Rusia, donde las fuerzas de seguridad detuvieron a un joven de 19 años.

Imágenes difundidas por testigos en las redes sociales muestran a niños o adolescentes saltando desde las ventanas del edificio de tres pisos para huir del tiroteo.

El asesino mató a nueve persona, dijo Rustam Minnijánov, presidente de Tartaristán, la república musulmana rusa de la cual Kazán es la capital.

Perdimos siete niños, estudiantes. Cuatro niños y tres niñas. Además, perdimos a un maestro. Y perdimos a otra mujer. En total, perdimos nueve personas“, dijo Rustam Minnijánov.

Otras 20 personas, 18 niños y dos adultos, fueron hospitalizadas, indicaron las autoridades regionales.

Seis menores se encuentran en estado grave y en cuidados intensivos“, precisó su portavoz Lazat Jaydarov.

Según la agencia de prensa local Tatar-inform, las víctimas hospitalizadas tienen entre 7 y 62 años.

 

“El peor pecado”

El presidente ruso, Vladimir Putin, expresó su pésame a las familias de las víctimas y ordenó una revisión de las reglas del permiso de porte de armas, informó el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov.

El Gran Mufti de Rusia, Ravil Gaïnoutdine, “condenó con ira las acciones” de un criminal y denunció “el peor pecado a los ojos del Todopoderoso: el asesinato de inocentes“.

El agresor ha sido detenido y se ha determinado su identidad. Es un residente local nacido en 2001“, dijo el Comité de Investigación de Rusia en un comunicado.

Se inició una investigación por “asesinato“, que por el momento excluye un motivo de naturaleza “terrorista“, indicó el comunicado.

Tenía permiso de porte de arma“, señaló Minnijánov en declaraciones a la televisión estatal.

El gobierno observó un minuto de silencio este martes y lo mismo se hará en los partidos de la Copa de fútbol de Rusia previstos el domingo.

 

“Detesto a todos”

Un video difundido en las redes sociales y en la televisión rusa mostraba al presunto tirador, un joven sin camisa y ensangrentado tendido en una celda, afirmando haber premeditado su acto porque “odia a todos” y diciendo que era “Dios“.

Los medios de comunicación rusos lo identificaron como Ilnaz Galiaviev.

En una foto, se lo ve con ropa paramilitar negra, con una correa para el cuello que dice “Dios” en ruso en letras rojas.

El instituto TISBI, donde estudiaba, declaró que el joven, “calmo y no agresivo“, había sido excluido por no presentarse a los exámenes.

El joven obtuvo el permiso de porte de armas el 28 de abril y, según la prensa, estaba armado de un fusil de fabricación turca Hatsan, el mismo utilizado en una matanza en una escuela de Crimea en 2018.

El joven comenzó el ataque hacia las 9:30 (hora local), abriendo fuego contra sus camaradas en la escuela N° 175 que cuenta, según el sitio del ministerio de Educación local, con 1.049 alumnos y 57 colaboradores.

Las agencias de prensa rusas habían informado de un segundo atacante, pero las autoridades locales afirmaron luego que había actuado solo.

El Kremlin anunció el envío de un avión de servicios médicos y prometió estudiar el dispositivo de seguridad en las escuelas.

Kazán, una ciudad de más de 1,2 millones de habitantes, se encuentra a unos 700 kilómetros al este de Moscú.