176 países se reunieron en Kigali, Ruanda, para firmar un nuevo acuerdo de reducción de gases de efecto invernadero, que en principio impactará toda la industria de la refrigeración porque prohíbe su principal materia prima.