Los expresidentes de Estados Unidos, Barack Obama, George W. Bush y Bill Clinton ofrecieron ser voluntarios y vacunarse contra el COVID-19 públicamente, para así promover la confianza del medicamento en la población.

En el caso de Barack Obama, él aseguró que está dispuesto a recibir la vacuna en cuanto esté disponible para la población con menor riesgo.

«Si Anthony Fauci me dice que esta vacuna es segura y puede vacunar, ya sabes, inmunizarte de contraer la covid, absolutamente voy a tomarla», afirmó en una entrevista con la emisora de radio por satélite SiriusXM.

Asimismo, CNN anunció que Freddy Ford, jefe de personal de Bush, contó que el expresidente se comunicó con este mismo doctor (principal epidemiólogo de la Casa Blanca) para ver cómo podría ayudar a promover la vacuna.

El secretario de prensa de Clinton le dijo a ese mismo medio que el expresidente también estaría dispuesto a recibir la vacuna en un lugar público para promoverla.

Publicidad

«Lo hará en un entorno público si eso ayuda a instar a todos los estadounidenses a hacer lo mismo», dijo Angel Ureña.

Tanto Pfizer como Moderna ya solicitaron al Gobierno Trump la autorización de emergencia de sus vacunas.