Al menos 22 muertos y decenas de heridos dejó el viernes una explosión atribuida a una fuga de gas en el hotel Saratoga de La Habana que estaba cerrado al público.

“No ha sido una bomba ni un atentado, ha sido un lamentable accidente”, dijo el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, frente a la montaña de escombros que se levantaba en el hotel de lujo que estaba siendo reaccionado.

Un reporte de la Televisión estatal desde el lugar, informó que aparecieron cuatro nuevos cadáveres bajo los escombros, con lo cual subió a 22 el número de fallecidos.

También puedes leer: “Quería el uribismo sembrar de terror al pueblo y lo ha logrado en el Caribe”: Petro por paro armado

También informó que las fuerzas de rescate han tenido comunicación con una mujer que está atrapada en el sótano del hotel, donde se presume que pueda haber otros sobrevivientes.

Poco antes, el jefe de Servicios hospitalarios del Ministerio de Salud Pública, Julio Guerra, había informado en conferencia de prensa que “hasta el momento 74 personas se recibieron lesionadas, de las cuales 18 lamentamos su fallecimiento”, dijo

Pero la presidencia de Cuba dio por su parte la cifra de 64 heridos y 18 muertos.

Según Guerra, entre los 18 fallecidos se encuentra un niño. Otros 14 menores y el resto de los heridos son atendidos en 8 hospitales de La Habana.

La explosión sucedió a las 11H00 locales (15H00 GMT). El presidente Díaz-Canel llegó una hora después al punto para supervisar las labores de rescate.

El canciller, Bruno Rodríguez, expresó su “solidaridad y consternación” por la tragedia y envió “sentidas condolencias a los familiares de las víctimas fatales”.

– Un “estruendo terrible” –

“Se sintió un estruendo tremendo y una nube de polvo que llegó hasta el parque (de enfrente), mucha gente salió corriendo”, dijo a AFP Rogelio García, conductor de un bicitaxi que iba pasando justo en el momento de la explosión.

Las cuatro primeras plantas del Saratoga, hotel de cinco estrellas que cuenta con 96 habitaciones, dos restaurantes y una piscina en la azotea, saltaron por los aires en la explosión. El suelo quedó sembrado de escombros y cristales y varios automóviles resultaron dañados alrededor, constató AFP.

En el hotel, que estaba cerrado y se preparaba para reabrir al público el 10 de mayo, se encontraban los trabajadores del establecimiento.

Lea también: Situación de orden público impacta distribución de gas en los municipios antioqueños

“Hasta ahora no tenemos información de que exista ningún extranjero ni herido ni fallecido, pero hay que esperar porque la información es muy primaria”, dijo de su lado el ministro de Turismo, Juan Carlos García Granda.

El delegado de la empresa estatal Gaviota, propietaria del hotel, Roberto Calzadilla, dijo que la explosión ocurrió cuando “se estaba reabasteciendo el gas con una pipa (camión cisterna) y al parecer esto fue lo que provocó este lamentable accidente”.

Poco después de la explosión, una nube de humo y polvo se extendía por la zona. De los primeros cuatro pisos del edificio solo quedaron algunas columnas que sostenían la estructura.

Algunas personas eran asistidas en el piso por paramédicos, entre el ir y venir de ambulancias y carros de bomberos. La policía acordonó con cintas amarillas dos cuadras a la redonda.