Bolivia buscará este martes despejar la incertidumbre en que se encuentra sumida tras la renuncia a la presidencia de Evo Morales, que partió asilado a México, mientras policías y militares intentan controlar la violencia callejera y la OEA discute la delicada crisis del país andino.

La sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA, que tendrá lugar el 12 de noviembre, en la sede de la organización en Washington, fue llamada a solicitud de Brasil, Canadá, Colombia, Estados Unidos, Guatemala, Perú, República Dominicana y Venezuela, informó la OEA en un comunicado.

Morales renunció el domingo en medio de fuertes presiones y episodios violentos surgidos tras las polémicas elecciones del pasado 20 de octubre. La oposición intentará que el Congreso sesione este martes para nombrar a su sucesor y llenar el vacío de poder, tras la salida del país del exmandatario en la noche del lunes.

El avión militar mexicano en que viaja Morales debe llegar a primera hora del martes a México, tras partir de Chimoré, la zona de la región de Cochabamba (centro) adonde se retiró tras su renuncia y donde se forjó como sindicalista cocalero en la década de 1980 antes de convertirse en líder político.

«Hermanas y hermanos, parto rumbo a México, agradecido por el desprendimiento del gobierno de ese pueblo hermano que nos brindó asilo para cuidar nuestra vida. Me duele abandonar el país por razones políticas, pero siempre estaré pendiente. Pronto volveré con más fuerza y energía», escribió en Twitter desde el avión.

Poco después, el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, confirmó el despegue de la aeronave y aseguró que la «vida e integridad (de Morales) están a salvo».

El Senado de 36 curules, donde los seguidores de Morales son aún mayoría con 25 bancas, debe sesionar este martes para ratificar las renuncia de Morales y otros miembros del gobierno y nombrar al presidente interino de Bolivia, pero hay dudas sobre si los senadores oficialistas asistirán o no.

Publicidad

Jeanine Añez, segunda vicepresidenta del Senado y probable sucesora interina de Morales, anunció el lunes una próxima convocatoria a elecciones presidenciales.

«Tenemos ya un calendario. Creo que la población grita por que el 22 de enero tengamos ya un presidente electo», dijo a la prensa Añez, evocando la fecha prevista -antes de la crisis- para la toma de posesión presidencial. Ella aparece como probable reemplazante de Morales tras la dimisión de todos los que la precedían en la línea de sucesión.