El parlamento de Oklahoma aprobó el jueves una ley que prohíbe el aborto desde la fecundación, convirtiendo a este bastión conservador del sur de Estados Unidos en el estado con las regulaciones más restrictivas para la interrupción voluntaria del embarazo.

La votación se produjo en momentos en que el derecho al aborto en Estados Unidos se ve amenazado, tras la filtración de un documento de la Corte Suprema en el que se muestra dispuesta a revocar la decisión de hace 50 años que garantiza ese derecho.

Podría leer: La carta de Noam Chomsky, Naomi Klein y otros intelectuales y expertos en apoyo a propuesta ambiental de Petro

Para entrar en vigor, el texto de Oklahoma ahora debe ser promulgado por el gobernador republicano Kevin Stitt.

Inspirada en una ley aprobada por Texas en septiembre, la nueva norma de Oklahoma abre la puerta a que los ciudadanos presenten demandas contra personas sospechosas de haberse practicado un aborto.

Conozca más: Aeropuerto Vanguardia de Villavicencio suspende operaciones por desbordamiento del río Guatiquía

La definición de aborto, según el texto, no incluye sin embargo “el uso, prescripción, suministro o venta de píldoras del día después, o cualquier tipo de anticoncepción o anticoncepción de emergencia”.

La vicepresidenta de los Estados Unidos, Kamala Harris, calificó a la votación de Oklahoma como “la última de una serie de ataques flagrantes de legisladores contra las mujeres”.

Quizás le interese: Alarma en Europa por nuevos casos de viruela del mono: Francia y Bélgica detectan primeros contagios

También instó a los estadounidenses a elegir líderes que defiendan el derecho al aborto “a nivel local, estatal y federal”. Estados Unidos celebra en noviembre elecciones de medio mandato. “Esto nunca ha sido más urgente”, tuiteó.

La organización Planned Parenthood, que defiende el derecho al aborto, anunció por su parte que “demandará a Oklahoma”.

Lea más: OMS convoca reunión extraordinaria por brote de viruela del mono a nivel mundial

El gobernador Stitt anunció el 3 de mayo que había firmado una ley que ya prohibía el aborto después de las seis semanas de embarazo.

Si bien las encuestas revelan que el aborto cuenta con el apoyo de la mayoría de los estadounidenses, ha sido un tema social muy divisivo desde la decisión “Roe v. Wade” de 1973, que garantiza el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo.

Lea también: Se quejó de una mujer que lactaba a su bebé en un vagón y respuesta del Metro de Medellín se convirtió en tendencia

Si la Corte Suprema a la postre sepulta este derecho a nivel federal, decisión que debe anunciar antes del 30 de junio, quedará en manos de los 50 estados de la Unión decidir si penalizan o no el aborto.

Se espera que 26 estados gobernados por conservadores, en su mayoría ubicados en el centro y sur del país, prohíban la interrupción voluntaria del embarazo.