Australia vive una ola de altas temperaturas, que han alcanzado niveles récord, por lo que los bomberos se preparan para enfrentar posibles incendios.

En algunas zonas del estado de Australia Meridional, las temperaturas normales aumentaron esta semana en 16 grados, con varias ciudades registrando nuevos récords.

«La ola de calor cubre una gran parte del país», precisaron los servicios meteorológicos.

El jueves alcanzaron a los 49,3ºC en Marble Bar, un pueblo del estado de Australia Occidental que se conoce como la localidad más calurosa del país.

La mayor parte de las ciudades de la isla-continente han registrado igualmente temperaturas superiores a los 40 grados.

Numerosos habitantes de Sídney invadieron las playas de la ciudad, buscando refrescarse. 

«Todo esto se debe a un sistema de altas presiones que provienen del mar de Tasmania y que avanza lentamente», declaró a Fairfax Media, Nick Neynens de la agencia meteorológica australiana.