En el fin de semana, China tuvo varias protestas en las principales ciudades del país en contra de la política de “cero covid”, por las restricciones excesivas que impone el Gobierno.

En medio de las manifestaciones resultaron detenidos un número indeterminado de personas y al menos dos corresponsales de medios occidentales.

Le recomendamos leer: Arrestan a posible autor de tiroteos en dos escuelas de Brasil

Este estallido social se dio por la indignación que generó la muerte de 10 personas en un edificio aparentemente confinado de la ciudad de Urumqi (noroeste).

Al parecer, las salidas de emergencia en medio de un incendio en el edificio estaban bloqueadas por las medidas anticovid.

Algunas grabaciones mostraron cómo cientos de personas marchaban por las calles de diferentes ciudades mientras mostraban hojas de papel en blanco que representaban su oposición a la censura.

Los manifestantes cantaron “Los que os negáis a ser esclavos, alzaos” -una estrofa del himno nacional chino- o “La Internacional”, gritando “queremos libertad”, “no queremos hacernos pruebas PCR” o “que les follen a los códigos QR”, en referencia a la obligación de escanear con una aplicación móvil los códigos QR sanitarios a la entrada de cualquier establecimiento o incluso en parques para que, cuando las autoridades detecten un contagio, puedan determinar quién ha tenido contacto con esa persona en cada momento.

Le puede interesar: Asamblea de la OEI reelige a Mariano Jabonero como secretario general

En algunas de las ciudades, grupos de personas llegaron a gritar “Abajo el Partido Comunista, abajo Xi Jinping (el presidente chino)”, una muestra pública poco habitual de desaprobación sobre las políticas del líder del país.

Los pequeños cambios

Tras las manifestaciones, las autoridades de Chinas han decidido suavizar algunas restricciones que tienen para evitar la propagación del covid-19.

En Beijing ya no se colocarán puertas de acceso en bloques de apartamentos donde se detectaran contagios.

En otros puntos de China ya no se verán obligados a realizar pruebas masivas de covid, ya que habrá que ahorrar recursos.

Finalmente, las personas ya podrían desplazarse en autobuses para hacer recados dentro de sus distritos de origen a partir del martes