La Organización Mundial de la Salud considera que una vacuna contra el COVID-19 debe aprobarse en función de los resultados obtenidos en la fase 3 de ensayos clínicos para evitar abusar de los atajos que podrían afectar los datos sobre su verdadera eficacia y seguridad.

«Los científicos están pidiendo que la aprobación de una vacuna se haga en función de datos obtenidos en la fase 3 de los ensayos clínicos«, dijo la científica en jefe de la OMS, Soumya Swaminathan.

Rusia anunció que ya tiene lista una vacuna y que se prepara para vacunar a su población, a pesar de que acaba de entrar en la fase 3 de los ensayos.

China tiene avanzadas las investigaciones de dos vacunas que no han terminado la fase 3 de los ensayos clínicos, pero ha empezado a vacunar a lo que considera trabajadores esenciales.

La aprobación prematura de una vacuna implicaría riesgos, dijo Swaminathan, entre los que mencionó que dificultaría continuar con los ensayos clínicos aleatorios y, más grave aún, podría empezar a utilizarse una vacuna «que no ha sido estudiada adecuadamente«.

La científica señaló que un riesgo muy concreto es que la vacuna aprobada con apuro tenga una eficacia demasiado baja, con lo cual «no haría su trabajo de poner fin a esta pandemia«.

Publicidad

Entre los criterios acordados entre la OMS y las agencias reguladoras de algunos países donde se investigan vacunas experimentales está el nivel de eficacia que debería tener y que la organización considera debe ser de, al menos, un 50 % «y preferiblemente más alta«.

«Idealmente no queremos una vacuna con menos del 30% de eficacia que reciba aprobación«, señaló.

La OMS defiende que, a pesar de la urgencia que hay por encontrar una vacuna contra la COVID-19, se debe poner freno a cualquier vacuna experimental «con un perfil de seguridad que no sea aceptable«.

«Necesitamos los resultados de eficacia y seguridad de estos estudios porque si empezamos a vacunar a millones de personas muy rápido podemos pasar por alto algunos efectos adversos«, dijo el director de Emergencias de la OMS, Mike Ryan.