La capital china registró este lunes el primer muerto por el coronavirus que está generando una angustia creciente en el mundo frente a los más de 80 fallecidos, mientras la OMS elevó la amenaza internacional de la epidemia a «alta».

«Estamos en estrecha comunicación con China sobre el virus», tuiteó el presidente estadounidense Donald Trump, antes de agregar que había ofrecido «cualquier ayuda que sea necesaria» al gigante asiático que ha cerrado a cal y canto numerosas ciudades para impedir su propagación.

Mongolia se convirtió en el primer país que cierra las carreteras que le unen a China. Las personas procedentes de la provincia china de Hubei, la más afectada, no podrán entrar en Malasia, y Alemania y Turquía desaconsejaron a sus ciudadanos que viajen a China, mientras Francia y Estados Unidos preparan la evacuación de sus ciudadanos.

El número de víctimas mortales se eleva ya a 82 y el de casos confirmados oficialmente son ya más de 2.700, incluido un bebé de nueve meses.