Europa tiene que ser solidaria con las vacunas, teniendo en cuenta que hasta ahora el 95% de las dosis han sido utilizadas en 10 países, dijo la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Es necesario que “todos los países capaces de contribuir, dar y apoyar el acceso y el despliegue justos de las vacunas lo hagan“, afirmó el director para la región Europa de la OMS, Hans Kluge.

Asimismo, subrayó los “enormes” esfuerzos de la organización y sus socios para que cada país pueda obtener los fármacos.

Según él, un 95% de las vacunas contra el COVID-19 administradas en el mundo fueron inoculadas en 10 países, que no reveló.

Según la web de análisis de datos Our world in data, se trata de:

Estados Unidos, China, Reino Unido, Israel, Emiratos Árabes Unidos, Italia, Rusia, Alemania, España y Canadá.

En poco más de un mes, unos 28 millones de dosis fueron inyectadas en unos 46 países, declaró el director de emergencias de la OMS, Michael Ryan.

Pero, pese al inicio de las campañas de vacunación, la rapidez de propagación de las nuevas cepas del virus, especialmente las detectadas en Reino Unido y Sudáfrica, crea preocupación.

La situación es alarmante“, confirmó Kluge.

En la región Europa, 25 países, entre ellos Rusia, han detectado casos relacionados con  la nueva cepa VOC 202012/01.

“La variante suscita preocupación: sin un mayor control para frenar la propagación, habrá un mayor impacto en los centros de salud, casi desbordados y bajo presión“, explicó.

Pero, para Kluge es importante mantenerse optimista.

2021 será otro año de coronavirus, pero será un año más previsible, la situación será más fácil de controlar“, aseguró.