El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom afirmó hoy que aún está en manos de la humanidad contener la pandemia de COVID-19, que se aproxima ya a los 20 millones de afectados y las 750.000 muertes.

«Hay brotes verdes de esperanza, y para cualquier país, región, ciudad o pueblo no es aún tarde para darle la vuelta a la pandemia», subrayó Tedros en la rueda de prensa bisemanal del organismo con sede en Ginebra.

Leve respiro en la curva de contagios diarios

La semana pasada fue la primera desde mediados de mayo en que no se batieron récords de infecciones diarias (el máximo histórico, casi 300.000 infecciones en una jornada, se alcanzó el 1 de agosto), por lo que la curva global de contagios semanales ha bajado por primera vez después de meses de continuo ascenso.

«Países en la cuenca del Mekong (sureste de Asia), Nueva Zelanda, Ruanda o muchos países en el Caribe o el Pacífico pudieron suprimir de forma temprana el virus», citó Tedros.

Medidas locales para evitar confinamientos nacionales

Sobre los rebrotes en regiones como Europa, el director de Emergencias Sanitarias de la OMS, Mike Ryan, agregó que los gobiernos ahora tienen que diseñar respuestas «lo más localizadas posible» para evitar tener que recurrir a medidas más generales como los confinamientos, «que generaron tantos problemas económicos».

Publicidad

Más fondos para la investigación de vacunas

El máximo responsable de la OMS recordó que el organismo y las entidades de investigación con las que trabaja requieren 100.000 millones de dólares para el desarrollo de vacunas, tratamientos y diagnósticos contra la COVID-19, pero que por ahora sólo han recibido una décima parte de esa financiación.