El aumento del uso de antibióticos para combatir la pandemia de COVID-19 reforzará la resistencia bacteriana y en última instancia conducirá a más muertes durante esta crisis y después, advirtió la Organización Mundial de la Salud.

Tedros Adhanom Ghebreyesus, el director general de la OMS, dijo que hay un «preocupante número» de infecciones bacterianas que se están haciendo cada vez más resistentes a los remedios tradicionalmente utilizados para combatirlas.

La agencia para la salud de Naciones Unidas dijo estar preocupada de que el uso inapropiado de antibióticos durante la crisis del coronavirus contribuirá a ello.

«La pandemia de COVID-19 ha llevado a un aumento del uso de antibióticos, que provocará niveles mayores de resistencia bacteriana y que repercutirá en el lastre de la enfermedad y en las muertes durante la pandemia y después«, dijo el director de la OMS.

La OMS considera que solo una pequeña proporción de pacientes de COVID-19 necesitaba antibióticos.

La organización emitió una guía a los médicos para que no administren antibióticos o profilaxis para los pacientes con formas suaves de COVID-19.

Tedros dijo que las recomendaciones deberían permitir hacer frente a la resistencia antimicrobiana mientras se salvan vidas.

La amenaza de la resistencia antimicrobiana es «unos de los desafíos más urgentes de nuestro tiempo«, advirtió.

«Está claro que el mundo está perdiendo su capacidad para usar medicamentos antimicrobianos fundamentales«.

Algunos países recurren a un uso «excesivo» de antibióticos, mientras que en Estados de bajos ingresos este tipo de medicamentos esenciales no están disponibles, lo que lleva a «un sufrimiento innecesario y a la muerte«.