El Consejo Nacional de la ONU debatió por primera vez la grave situación de Nicaragua, luego de que Estados Unidos advirtiera de los posibles graves efectos en toda la región que traería la crisis del país centroamericano

La preocupante situación que vive Nicaragua fue el tema central de la reunión especial del Consejo de Seguridad de la ONU convocada por Estados Unidos, luego de que su embajadora Nikki Haley, instara a la comunidad internacional a analizar la profunda crisis sociopolítica en la que se ve sumida la nación centroamericana.

La embajadora aseguró que Nicaragua está viviendo el «inicio del desastroso ciclo» visto en Venezuela y advirtió que la crisis en el país puede tener efectos graves en toda la región; por lo que instó al organismo internacional a intervenir de forma directa, teniendo en cuenta que las problemáticas nacionales pueden desestabilizar países enteros.

Del mismo modo, la diplomática afirmó que el éxodo de nicaragüenses ya comenzó en países como Costa Rica y añadió que cerca de 25 mil personas se han visto obligadas a escapar a países vecinos desde que comenzó la crisis. Es por esto que alertó que un desplazamiento masivo de migrantes y demandantes de asilo puede desbordar en un futuro a Centroamérica.