Las autoridades revelaron detalles de la trágica historia de una madre que le quitó la vida a sus cinco hijos, antes de quemar su casa y dispararse a sí misma.

Se trata de Oreanna Myers, de 25 años, quien dejó una nota en la que confiesa las razones que la llevaron al escalofriante acto que conmociona a la población de Virginia, en EE.UU.

 

La mujer señala en la misiva que no era lo suficientemente fuerte como para derrotar a sus «demonios» y se disculpó por su «crimen malvado», según dijeron funcionarios policiales.

La horrible masacre ocurrió el pasado 8 de diciembre, cuando la mujer acabó con la existencia de tres hijos y dos hijastros del matrimonio anterior de su esposo, Brian Bumgarner.

Los niños fueron identificados como Shaun Dawson Bumgarner de 7 años, Riley James Bumgarner (6), Kian Myers (4), Aarikyle Nova Myers (3) y Haiken Jirachi Myers (1).

Publicidad

 

 

Sus motivos

 

El reporte de los oficial señala que Myers sufría de depresión y estaba molesta con su esposo, porque se había quedado con unos familiares en lugar de en casa durante dos semanas.

Al parecer, Brian Bumgarnerse había ausentado de su hogar en Williamsburg por problemas de transporte logístico, indicó el alguacil del condado, Bruce Sloan.

En un mensaje por Facebook, Bumgarnerse le dijo a sus contactos cercanos lo devastado que se sentía. «Solo quise decir lo siento y gracias a todos por escribirme».

 

 

Una escena dantesca

 

De acuerdo con reportes de prensa local, la sombría historia comenzó cuando Myers recogió a dos de sus hijos al final del día escolar con una línea roja dibujada en su rostro.

Los niños pensaron que era sangre, pero ella señaló que lo había dibujado, según testigos del caso.

Paso una hora cuando los bomberos recibieron una alerta en el sector, encontrando la casa completamente envuelta en llamas.

 

 

Tras extinguir el fuego, los cuerpos de los menores fueron hallados en el interior de la vivienda con heridas provocadas por arma de fuego.

Mientras que Oreanna Myers estaba muerta en una mesa de picnic a las afueras de la casa con el arma homicida.

El arma se trataba de una escopeta, por lo que las autoridades explicaron que Myers tuvo que recargar el artefacto antes de cada tiro.

Reveladores chats

 

Los investigadores señalaron que los mensajes de texto entre Myers y su esposo mostraron que la ausencia laboral de él provocó una acalorada pelea en la pareja.

«No tendrás nada a lo que regresar más que al cadáver (…) A nadie le importa, ¿por qué debería hacerlo yo?», dice uno de los mensajes que leyó uno de los oficiales del caso.

 

 

«Ruego y lloro por ayuda pero nunca la consigo. Es mi salud mental la que necesita ser atendida, ayudarme, ya no me importa», fue otro de los estremecedores chats.

La carta y confesión

 

«Lo siento mucho Brian (…) Mi cabeza es tan (grosería). Lo siento por mi malvado crimen. No era lo suficientemente fuerte para luchar contra estos demonios (…) Lamento haberte fallado», dice una parte de la misiva.

 

 

En la carta, la mujer también se lamenta haberle «fallado» a sus hijos y confiesa que le disparó a todos en la cabeza, prendió su cada y luego se quitó la vida.

Finalmente, Myers reflexionó sobre la salud mental, diciendo que no es un asunto «para bromear » o «tomar a la ligera».