El aspirante a la Presidencia de Nicaragua, Noel Vidaurre fue puesto este sábado bajo arresto domiciliario, con lo que totalizan siete los dirigentes que aspiran a la primera magistratura detenidos.

A tres meses de las elecciones, además de Vidaurre, los otros candidatos arrestados son: Cristiana Chamorro, Arturo Cruz, Félix Maradiaga, Miguel Moral, Juan Sebastián Chamorro -primo de Cristiana- y Medardo Mairena. Asimismo, el comentarista Jaime Arellano, también fue puesto bajo arresto domiciliario.

Podría leer: “Extranjera fue víctima de intento de hurto”: Policía de Cali tras polémica por ataque sicarial a alemana

Ambos fueron puestos “bajo custodia policial” en su domicilio acusados de “menoscabar la independencia, la soberanía, la autodeterminación e incitar la intervención extranjera”, según un comunicado de la policía.

Vidaurre, de 66 años, competía por la candidatura de la Alianza Ciudadanos por la Libertad (CXL-derecha), una de las agrupaciones acreditadas ante el tribunal electoral para las elecciones generales del 7 de noviembre.

Lea también: Crisis en Ituango: más de 2.000 desplazados por choques entre grupos armados

Las postulaciones a la presidencia deben inscribirse en el plazo establecido entre el 28 de julio y el 2 de agosto. En Nicaragua, si una persona está bajo investigación de delitos o arresto no puede optar a cargos de elección.

El presidente Daniel Ortega no ha anunciado oficialmente que buscará la reelección, pero sus allegados dan por hecho que será el candidato por el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN-izquierda).

Podría interesarle: Presidente Duque confirma la presencia de la variante Delta en el país

El mandatario de 75 años, un exguerrillero que gobernó entre 1979 y 1990, volvió al poder en 2007 y logró reelegirse dos veces consecutivas en medio de denuncias de fraude de la oposición. Su esposa, Rosario Murillo, es la vicepresidenta.

En medio de sanciones y críticas de la comunidad internacional, Ortega afirma que los detenidos no son candidatos ni opositores sino “criminales” que se organizaron con financiamiento de Estados Unidos para dar un golpe de Estado.

Lea más: Disidencias planeaban otros atentados terroristas contra la fuerza pública y la Fiscalía

Vidaurre y Arellano habían sido citados el sábado a la Fiscalía para ser entrevistados, sin que se les mencionara cargos de ningún tipo, según dijeron a periodistas al salir de la entidad.

“Yo no he hablado nunca que hay que sancionar a Nicaragua, ni cosa que se le parezca (…) no sé cual es la razón. No me explicaron absolutamente nada”, dijo Vidaurre.