La primera ministra británica, Theresa May, reiterará su oposición a celebrar un segundo referéndum sobre la Unión Europea (UE) y que otro plebiscito causará un «daño irreparable a la integridad de nuestra política».

May hará una declaración en la Cámara de los Comunes, donde manifestaría su rechazo a otra consulta, después de que varios políticos defendiesen en los últimos días otro referéndum para romper el punto muerto en que se encuentra el Brexit por el rechazo de numerosos diputados de distintos partidos al acuerdo que el Gobierno negoció con Bruselas.

La semana pasada, la primera ministra suspendió la votación que iba a celebrarse en los Comunes sobre su pacto del Brexit y al día siguiente superó una moción de confianza presentada por diputados conservadores descontentos con su liderazgo.

Ante la falta de avances sobre el Brexit cuando faltan apenas tres meses para la retirada del Reino Unido de la UE, May cree que otra consulta «no nos llevará adelante» y que los británicos perderán la fe en la política, según algunos de los extractos de su intervención adelantados por los medios.

«Otro voto podría causar un daño irreparable a la integridad de nuestra política porque diría a millones (de personas) que confiaron en la democracia, que nuestra democracia no cumple», según May.

«Otro voto que muy probablemente no nos llevaría más adelante (en las negociaciones)», agrega la primera ministra, quien considerará que otro plebiscito causaría más «división» en el país «en momentos en que deberíamos estar unidos»