Otro pacto internacional se cocina. Si se hace efectivo, los países petroleros podrán respirar tranquilos porque lograrán estabilizar el agitado precio del combustible.