Un hombre, que demandó a sus padres por deshacerse de su colección de pornografía, ganó la petición en el oeste de Michigan, informó la agencia AP News

El juez federal de distrito Paul Maloney falló a favor de David Werking, quien dijo que sus padres no tenían derecho a tirar su colección.

David Werking, que vivió con sus padres en Grand Haven, durante 10 meses después de su divorcio, dijo que faltaban cajas de películas y revistas por un valor estimado de 29.000 dólares.

Sus padres argumentaron que le dijeron a él que no llevara los artículos a casa.

«No hay duda de que la propiedad destruida era de David. Los acusados ​​admitieron repetidamente que destruyeron la propiedad», dijo Maloney.

También aseguraron que tenían derecho a actuar como los dueños de dicha colección. Sin embargo, el juez precisó que no citan «ningún estatuto o jurisprudencia para respaldar su afirmación de que pueden destruir la propiedad que no les gusta».

Publicidad

Entre tanto, el hombre, de 42 años de edad, puede buscar una compensación.