Una niña de 12 años de edad fue acosada a través de Facebook por un hombre, quien terminó engañado y golpeado por los padres de la menor.

El caso de grooming (una práctica de acoso y abuso sexual en contra de niños a través de redes sociales) se registró en la ciudad de Río Gallegos, en Argentina.

Lorena Mansilla es el nombre de la madre quien, al ver los mensajes que el sujeto le estaba escribiendo a su hija, decidió con su pareja seguirle el juego para tenderle una trampa.

“Si podía, lo mataba”, expresó la mujer en una entrevista con el diario La Opinión Austral.

El acosador se ocultaba bajo el usuario “Corre Guachín” y tenía de portada una foto del Guachito Gil, una figura religiosa de gran devoción en Argentina.

Estos eran algunos de los chats que se dieron a conocer en la prensa local, en los que se nota las intenciones oscuras del hombre con la niña de 12 años.

“Ella le puso cosas como ‘chau, viejo feo’. Así, re inocente. Cuando volví y vi que le seguía mandando mensajes, no lo dudé. Nos pusimos con mi pareja a hacernos pasar por ella”, explicó la señora.

La trampa

Mansilla cuenta que se hizo pasar por la menor de 12 años y organizó un encuentro con el individuo. Una vez allí, le propinó una golpiza junto a su pareja.

“Desde un principio sabíamos por donde venía la mano y lo que le íbamos a hacer”, explicó al diario.

La mujer detalló el paso a paso de cómo le tendió la trampa. Primero lo identificaron cuando el sujeto envió una foto suya y lo citaron en una heladería.

Luego, haciéndose pasar por la pequeña, la madre le dijo que “estaba sola” y que tenía 200 pesos argentinos para ir a comer un helado.

El acosador escribió que, para reconocerlo, iba a estar con “una campera y un pantalón de Racing”.

Así las cosas, llevaron a la pequeña para vigilarla desde cerca y, cuando apareció el perturbado, lo sorprendieron a los golpes.

“Nadie se mete con mis hijos, haría cualquier cosa por ellos”, dijo la mujer.

El hombre resultó ser oriundo de Buenos Aires, pero con 23 años estaba viviendo en la provincia de Santa Cruz.

Según medios locales, el imputado se encuentra detenido y esperando la indagatoria para saber su castigo.