Mientras Donald Trump armaba un grupo económico en los países árabes, le hacía el quite a sus otros antiguos aliados en el Pacífico, que ya sin la potencia americana, organizan su propio bloque al lado de China.