Los residentes de la ciudad Palm Beach Gardens de Florida dicen que están lidiando con una invasión de sapos venenosos.

Los sapos Bufo, también conocidos como sapos gigantes, comenzaron a aparecer en las aceras y céspedes de la zona a partir de la semana pasada, según Toad Busters, una empresa local que se ocupa de la eliminación de sapos.

«Me preocupan las mascotas de la gente», dijo Jenni Quasha, residente de Palm Beach Gardens.

Las secreciones del sapo son tóxicas para los perros, los gatos y muchos animales pequeños y pueden provocar erupciones en los humanos.

Se cree que un lago cercano es el origen de la invasión de sapos, aunque no está claro qué causó el reciente aumento en la población de sapos, según Toad Busters.