Miguel Alejandro Martínez y Jaharí Sofiudin eran compañeros de trabajo en una panadería de Rosario, Argentina. La noche del pasado 7 de diciembre, Sofiudin dormía aprovechando un receso que tomaba del laburo, sin saber que ese se convertiría en su final.

Martínez aprovechó ese descanso para preparar su ataque, y puso a calentar aceite en una olla. Videos de seguridad del hecho recopilados por medios locales mostraron las secuencias en las que Martínez puso a calentar el aceite y, posteriormente, arroja el aceite al rostro de Sofiudin.

Otro clip capta como la víctima del ataque corre desesperadamente a un grifo para esparcirse agua y aliviar las heridas, al tiempo en que Miguel Martínez huyó del lugar, según reportaron medios locales, en una motocicleta.

Jaharí Sofiudin fue remitido a un centro médico cercano, donde permaneció internado y agonizando por 17 días hasta su muerte. Entre tanto, el victimario permanece prófugo y continúa siendo buscando por las autoridades locales.

Otros empleados de la panadería afirman que sus compañeros no sostenían una buena relación, pero que tampoco se imaginaban un crimen de tal magnitud. Una de las hipótesis que maneja la policía con respecto a la causa homicidio serían celos laborales.