En su catequesis durante la audiencia general, celebrada en la plaza de San Pedro, el Papa Francisco advirtió sobre los falsos cristianos, de quienes dijo que viven una vida corrupta y al final terminarán mal.

«Pensemos en los llamados cristianos mafiosos: estas personas no tienen nada de cristiano. Dicen que son cristianos pero llevan la muerte en su alma y a los demás. Oremos por ellos, para que el señor pueda tocar su alma».

El pontífice dijo que hay quienes hablan de la resurrección de Jesús y se justifican en él para hablar de una nueva vida, pero en realidad viven una vida corrupta.

“…Y estos falsos cristianos encontrarán un mal final».

Antes de iniciar la audiencia, el papa Francisco aprovechó para tomar mate, saludar a los fieles en la plaza de San Pedro y recibir a un niño con Síndrome de Down, que los guardias de seguridad sacaron de la multitud para que compartiera lugar con el pontífice en el Papamóvil.