Frente a más de 100 mil fieles, en la plaza de San Pedro, el papa Francisco declaró santa a la madre Teresa de Calcuta, un día antes de cumplirse 19 años de su muerte.

La santa creó su congregación de las Misioneras de la Caridad en 1950 y hoy hace presencia en más de 156 países con más de 3.000 religiosas, fue premio nobel de paz en 1979
y declarada beata en 2003 por el también canonizado papa Juan Pablo II.

Mientras varias monjas de su congregación y seguidores de su obra asistían a la ceremonia de canonización de la santa Teresa de Calcuta en el Vaticano, en Colombia, en el barrio la perseverancia en el sur de Bogotá, se celebró una misa solemne con obispos y sacerdotes para homenajearla.

Durante la eucaristía se mantuvo en el altar una reliquia que guarda su comunidad en Bogotá y es una gota de sangre de la santa. Además se llevaron ofrendas en alusión de la atención y servicio a los más necesitados.

Publicidad

La ceremonia terminó con las misioneras de Santa Teresa de Calcuta haciendo lo que ella hizo durante toda su vida: sirviéndoles a los demás.